En Bélgica, el 24% de las víctimas de agresión sexual la consideran normal

Entrevista publicada en Hemisferio Zero

Bruselas, BÉLGICA // La sección belga de Amnistía Internacional lanzó el pasado 6 de marzo la campaña « Cuando digo no, es no » (Quand c’est non, c’est non, en francés). La organización pretende tratar de sensibilizar contra la agresión sexual en el país y dar a las víctimas y a su entorno la información necesaria para saber qué hacer tras la agresión.

Según un sondeo publicado por la ONG, el 46% de los hombres y mujeres preguntados han sufrido agresiones sexuales graves (violación, acoso, tocamientos…), el 25% de las mujeres (una de cada cuatro) son violadas por su pareja y el 24% de las víctimas banalizan la agresión.

El Director de la sección francófona de Amnistía Internacional en Bélgica, Philippe Hensmans, ha analizado estos ‘inquietantes’ resultados y nos ha explicado los objetivos de la campaña.

¿Cuál es el motivo de la campaña « Cuando digo no, es no »?

Se integra dentro de la campaña mundial de Amnistía Internacional “Mi cuerpo, mis derechos” que también se lanza hoy [6 de marzo]. Hemos querido traducirla en Bélgica examinando una de las violaciones masivas que conocen muchas mujeres: la agresión sexual. Hemos realizado un sondeo sobre la violación porque las estadísticas policiales muestran que entre ocho y diez mujeres se quejan diariamente a la policía, aunque creemos que la cifra real es mucho más importante, y la ministra del Interior [Joëlle Milquet] habla de 9 veces más.

Queríamos examinar la situación para saber cuántas son realmente las víctimas de agresión sexual. Las cifras han resultado ser excesivamente importantes, ya que hablamos de que una mujer de cada cuatro es víctima de violencia sexual en el seno de su pareja, por ejemplo. Una vez agrupadas todas las cifras, hemos analizado la situación en Bélgica desde el punto de vista jurídico, policial y de ayuda a las víctimas; y hemos descubierto que hay inmensos retrocesos y que hace falta a la vez mejorar la ayuda a las víctimas, el trabajo de las distintas instituciones afectadas por la problemática y, especialmente, informar a las mujeres de sus derechos y sobre lo que deben hacer en caso de violación.

Según el estudio realizado, el 60% de las mujeres que son víctimas de violación no hacen nada, no se lo cuentan a nadie, se sienten culpables, no osan ni siquiera contarlo a sus amigas. Nos dijimos que había que contactarlas, y esta campaña aspira a decirles: no es vergonzoso, no es vuestra culpa, tenéis derecho a llevar una vida normal sin tener relaciones obligadas y esto es lo que podéis hacer en caso de violación. Hemos publicado un panfleto con SOS Viol [asociación de ayuda a las víctimas de agresión sexual] y esperamos repartir  decenas de miles de ejemplares hoy [6 de marzo] y en los próximos meses para informar al máximo de mujeres y a sus amigas, porque a la primera persona a la que cuenta el problema una víctima, o la única persona, a menudo, es a su amiga o a su colega.

Según el sondeo, 46% de las personas (mujeres y hombres) interrogadas han sido víctimas de agresión…

Han sido o son víctimas de agresión sexual, no sólo violación, pueden ser también tocamientos en el metro, por ejemplo, y ese tipo de casos. Es importante saber que aunque el problema afecta mayoritariamente a las mujeres, el 30% de los hombres entrevistados también han sido víctimas, la mayor parte cuando eran niños. Mientras que el 7% de las mujeres han dicho haber tenido relaciones con adultos siendo menores, en el caso de los hombres hablamos claramente de incesto o pedofilia.

¿Cuáles son los objetivos de la campaña?

El primer objetivo es dar información al máximo número de víctimas para que sepan qué hacer, y a sus amigas, para que sepan qué decirles a las víctimas. En segundo lugar, conseguir que haya un verdadero apoyo a las víctimas. Hace falta crear un número verde, que los servicios de ayuda en primera línea puedan acogerlas para así poder dirigirlas a los servicios competentes. Finalmente, a nivel de la justicia, de la policía, la ayuda social y médica, que todos sean formados para poder intervenir adecuadamente. Y en el caso de la justicia, condenar a los autores de violencia contra la mujer.

¿También hacer hablar a la mujer?

Absolutamente.

¿Por qué la mujer no denuncia?

Porque en muchos casos se siente culpable, no debería ser así, pero se siente culpable. Además, cuando hemos preguntado en el sondeo quiénes, según ellas, son las víctimas potenciales de agresión, responden los viejos clichés: son las mujeres sexys, las prostitutas…; mientras que sabemos que no es necesariamente así, sino que todas pueden ser víctimas. Esto se debe a que han integrado en ellas mismas que son responsables, de alguna manera, de ser violadas; de la misma manera que aún existe esa sensación de deber conyugal: no tengo ganas de tener relaciones pero, si mi marido lo exige, lo tengo que aceptar. Eso muestra que el tiempo no ha pasado para mucha gente,  tienen aún esa percepción de las cosas; y es algo que también quisiéramos cambiar.

Hablamos de una sociedad de mujeres machistas…

Inevitablemente. Una sociedad es machista no sólo porque hay hombres para imponerla, sino también porque hay mujeres que la aceptan. Es el rol de las organizaciones que defienden los derechos de las mujeres ayudarlas a exprimirse y a decir ‘no, no estoy de acuerdo con esto’, y además inculcarlo a una edad temprana.

Hay un alto porcentaje de mujeres, según el estudio, que banaliza la violación…

Sí, es bastante sorprendente. El 24% de las víctimas de agresión grave estiman que no es grave. Hacer que esas mujeres se den cuenta de que sí es grave y no lo vuelvan a aceptar también forma parte de nuestra campaña. Esto, evidentemente, es fundamental.

¿Hablamos, por lo tanto, de un problema social?

Es un problema social, pero que debe ser solucionado de diversas maneras. Por un lado, a través de la ley, y en Bélgica hay actualmente una ley que prohíbe la violación; pero, también a través de una cultura que no banalice la agresión. Y por otro lado, también hace falta que por parte del hombre y de la mujer haya una toma de conciencia de que cuando decimos no, es no, como indica el título de la campaña; y podríamos añadir [en lo referente a la violación conyugal o de pareja] que cuando no decimos sí, también es no.

Principales resultados del sondeo

*Entrevista radiofónica, en francés, emitida en el programa Bruselas con Ñ de Radio Alma, el 8 de marzo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s