OGM: una ‘bomba nuclear’ para la salud

Bruselas, BELGICA // Alrededor de 700 personas, según la policía local, participaron en una manifestación contra la multinacional Monsanto, el 12 de Octubre, en Bruselas. La protesta se enmarcaba en una marcha global contra este líder mundial en biotecnología agrícola y a favor de la alimentación libre de herbicidas y organismos genéticamente modificados (OMG).

© Encarni Barrionuevo Sánchez

© Encarni Barrionuevo Sánchez

Los activistas fueron congregados en la rotonda de Schuman (frente a las instituciones europeas) a las 13h00. El cortejo atravesó el Parque del Cincuentenario y recorrió la Avenida de Tervuren hasta la sede de Monsanto en la capital belga.

Contra el consumo ‘forzoso’ de OGM

Los participantes denunciaban la imposición del consumo de productos OGM. “Identificar los productos que contienen OGM hoy en día es imposible”, asegura, a esta periodista, Kevin Hauzeur, portavoz de Occupy Brussels – Belgium, organizador de la marcha en Bruselas.

© Encarni Barrionuevo Sánchez

© Encarni Barrionuevo Sánchez

Según la Regulación Europea No 1830/2003, no es obligatorio especificar en el envase si el producto contiene una proporción de OGM de menos de 0’9% por cada ingrediente. Por lo que muchos de los alimentos que comemos contienen OGM sin que lo sepamos.

“Sólo podemos fiarnos de los productos bio, y ni siquiera”, dice Kevin Hauzeur, aunque sin querer dramatizar. Explica que también se permite un 0’9% de OGM en productos bio para poder aceptar en el mercado los productos de los pequeños productores ecológicos que cultiven al lado de un gran productor de monocultivo que tiene que utilizar herbicidas y pesticidas.

La biodiversidad y la salud, en riesgo

Los manifestantes también denunciaban los efectos nocivos sobre la biodiversidad y la salud. “Tanto desde el punto de vista humano como ecológico, el efecto de los productos Monsanto es desolador”, insiste K. Hauzeur. Aparte de la producción de OGM, Monsanto comercializa el Roundup, un herbicida que sólo sus semillas genéticamente modificadas pueden resistir.

© Encarni Barrionuevo Sánchez

© Encarni Barrionuevo Sánchez

“Los campos pulverizados por este herbicida y cultivados con las semillas OGM de Monsanto no podrán producir nada más que sus productos”, clama el portavoz de Occupy Brussels, vislumbrando un monopolio sobre la comida en manos de esta multinacional americana.

© Encarni Barrionuevo Sánchez

© Encarni Barrionuevo Sánchez

Por otro lado, señala que “los granos OGM generan ciertas toxinas que repelen a los insectos; toxinas que luego se encuentra en nuestra comida”.

Según el movimiento global contra Monsanto, hay indicios que demuestran que los OGM pueden provocar tumores cancerígenos, esterilidad y malformaciones en neonatos.

Ante la duda, K. Hauzeur apela al principio de precaución antes de introducir ciertos productos en el mercado. Y lamenta que hoy en día no sea el caso. “Nos encontramos con productos que son susceptibles de ser bombas nucleares para la salud presentes en toda gran superficie, sin ningún etiquetado que informe del contenido”.

En definitiva, los activistas reivindicaban el derecho a poder elegir qué consumir con conocimiento de causa; y para ello, un cambio en la ley del etiquetado sería primordial.

A este respecto, muchos de los ciudadanos presentes denunciaban la gran presión que ejerce el lobby Monsanto a nivel Europeo y exigían una mayor transparencia en la toma de decisiones.

David contra Goliat

"Nous, on s'aime/sème". © Encarni Barrionuevo Sánchez

“Nous, on s’aime/sème”. © Encarni Barrionuevo Sánchez

El portavoz de Occupy Brussels está convencido de que es posible luchar contra “monstruos como Monsanto”. “Es un David contra Goliat, pero somos un millar de pequeños David”, dice optimista.

Para él “la información es el arma de destrucción masiva contra Monsanto”, y movilizaciones como esta pretenden dar visibilidad al problema, y respuesta a aquellos ciudadanos que se cuestionen la realidad alimentaria actual.

Por el momento, para poder escapar de sus productos y “boicotear” su industria, el portavoz de Occupy Brussels recomienda consumir local, comprar en cooperativas, buscar grupos de compra por internet y, por qué no, cultivar su propio huerto.

—–

*Artículo publicado en Hemisferio Zero.

*Crónica de la manifestación para el programa Bruselas con ñ de Radio Alma. Escuchar aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s